El Real Jardín Botánico-CSIC impulsa jardines escolares sostenibles en 5 centros educativos de la Comunidad de Madrid

El proyecto educativo de renaturalización de los patios escolares Jardines Escolares Sostenibles (JES) se ha desarrollado durante el curso escolar 2021-22 y ha permitido plantar 2.700 plantas de 100 especies

Madrid, 28 de junio de 2022

Ha contado con la colaboración de la Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología del Ministerio de Ciencia e Innovación, así como la participación de los viveros municipales y el centro de compostaje Migas Calientes del Ayuntamiento de Madrid

Los patios de los centros educativos pueden ser lugares que contribuyan a una mejora ambiental en nuestras ciudades. Sin embargo, la realidad nos confirma que en la gran mayoría de los casos son espacios de cemento o, como mal menor, terrenos donde ni siquiera se atreven a crecer plantas espontáneas.

Pero en estos entornos, «espacios indecisos, desprovistos de función, a los que resulta difícil darles un nombre», como incide el paisajista y botánico francés Gilles Clément (Argenton-sur-Creuse, 1943) en su Manifiesto del Tercer paisaje, la plantación de árboles o la creación de un pequeño jardín no solo aporta desarrollo climático, sino también genera significativas funciones sociales y pedagógicas.

El proyecto educativo Jardines Escolares Sostenibles (JES), desarrollado por el Real Jardín Botánico (RJB) del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) durante el curso escolar 2021-22, ha perseguido ese propósito de renaturalizar los patios escolares para mejorar la calidad de vida en los centros participantes de la Comunidad de Madrid: IES Miguel Hernández de Getafe, IES Pío Baroja de Orcasitas, CEIP Lope de Vega en Carabanchel, IES Vallecas I y CEIP Juan Gris, también en Vallecas.

 

Imagen del proyecto Jardines Escolares Sostenibles      Imagen del proyecto Jardines Escolares Sostenibles

Imágenes del desarrollo del proyecto en los CEIPS Lope de Vega de Carabanchel (izd.) y Juan Gris de Vallecas. Fotografías: © Clara Vignolo | RJB-CSIC. Descargar imágenes pinchando sobre ellas

 

Clara Vignolo, coordinadora del proyecto y técnica de Educación en el RJB-CSIC, resume en cuatro los objetivos de este programa. «En primer lugar incrementar los servicios ecosistémicos en los centros educativos, mejorando su paisaje cercano y habitual contribuyendo a aumentar la biodiversidad urbana con la plantación de nuevas especies vegetales. El segundo objetivo fue crear aulas al aire libre, ya que los patios escolares cumplen una función esencial de aprendizaje vertebrador».

«El tercer objetivo del proyecto», continúa Clara Vignolo, «se centró en fomentar la participación de la comunidad educativa, tanto en el proceso de mejora ambiental del centro como en la toma de decisiones sostenibles en función del espacio. Y, finalmente, el cuarto y último objetivo fue transmitir unos conocimientos básicos sobre suelo, biodiversidad, plantaciones…, al profesorado, alumnado y asociaciones de familias».

Unas 2.700 plantas de 100 especies en casi 500 metros cuadrados

El proyecto se desarrolló a lo largo del curso escolar, a través de diversas sesiones educativas que se organizaron según el orden cronológico que debe llevarse a cabo en la creación profesional de un jardín sostenible; primero, se trabajó la planificación del jardín y posteriormente los diferentes elementos: el suelo, el agua, la selección y plantación de especies vegetales y, por último, la biodiversidad animal.

El resultado son las plantaciones sostenibles de aproximadamente 2.700 plantas de 100 especies, la mayor parte vivaces, algunas arbustivas y unos pocos árboles, en una superficie de unos 430 metros cuadrados en la totalidad de los cinco centros.

Los jardines sostenibles, diseñados y plantados a través del proyecto educativo JES, pasan a formar parte de la Infraestructura Verde de Madrid. «Son jardines situados en puntos estratégicos de los municipios donde están ubicados los centros escolares que contribuyen a la conectividad ecológica en nuestro municipio y van a mejorar notablemente la calidad de vida de los propios centros», señala la coordinadora del proyecto.

Imagen del proyecto Jardines Escolares Sostenibles
Imagen de una plantación en el CEIP Juan Gris. Fotografía: © Charo Piñango. Descargar imagen pinchando sobre ella

      

Mantenimiento de los jardines y edición de una Guía

Antes de dar por concluido el proyecto, se mantendrá una reunión con el equipo docente que ha participado en el mismo para poner en común problemas, dudas y preguntas para ayudar a resolverlas. También se organizarán actividades de mantenimiento e investigación para asegurar la continuidad de los jardines en los patios y mantener vivo el vínculo de la comunidad educativa hacia los nuevos espacios creados.

Asimismo, está prevista en las próximas semanas la edición de la guía Un jardín para mí centro educativo que aparecerá publicada en la web del Real Jardín Botánico y en la que se describirá el proceso de creación de un jardín sostenible tal y como se ha llevado a cabo en estos centros escolares, así como listados de especies, planos paisajísticos, y bibliografía, videos y otros documentos técnicos de interés.

«El objetivo de esta guía es que, como una semilla, germine en otros centros escolares, mejorando su paisaje e incrementando el medio natural, fomentando así su cuidado y su conservación entre unos colectivos fundamentales como son los niños y niñas y la juventud, pero que también se puede enfocar a otros no menos importantes como las personas mayores, las personas con alguna discapacidad o en riesgo de exclusión», concluye Clara Vignolo.

El proyecto ha contado con la participación de varios técnicos del Real Jardín Botánico, con la colaboración la Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología (FECYT) – Ministerio de Ciencia e Innovación. También han participado los viveros de Retiro y Casa de Campo y del centro de compostaje en Migas Calientes del Ayuntamiento de Madrid.

 

Ir arriba