Volver
ESPECIAL DÍA DEL ÁRBOL. 28.06 | "Los árboles te enseñarán a ver el bosque", de Joaquín Araújo Thursday, 25 de June de 2020 | Gabinete de Prensa

 

Con prólogo de Manuel Rivas e ilustraciones de Xavier Macpherson, este libro editado por Crítica (Editorial Planeta) es un alegato y una mirada intimista en defensa de la Naturaleza

 


«Éste es un libro bombero y brinzal, emboscado y radical. Todo ello al mismo tiempo, porque siempre tendrá en cuenta a las raíces, es decir a las procedencias. Estas páginas pretenden contribuir a que todo se queme menos y crezca más, a que sea posible que vivamos en paz con lo que más vive y más permite vivir». Esta es una de las centenares de frases, más largas o cortas, con un acento más o menos intencionado, según el caso, que Joaquín Araújo desliza en su último libro, Los árboles te enseñarán a ver el bosque. Y es que ese es el primer comentario que sobre esta obra se puede realizar: instructivo.

 

De entrada, ya resulta pedagógico -y correctivo- el título que Araújo da a su libro. De todos es conocida la expresión 'Que los árboles no te impidan ver el bosque', un tanto contradictoria, ya que cuando uno está viendo los árboles, está viendo el bosque. Algún lingüista ya ha realizado ese apunte corrector, afirmando que el dicho adecuado debería ser: 'Los árboles no nos dejan ver cómo es todo el bosque'. Ahora Araújo lo concreta aún mejor: los árboles te enseñarán a ver el bosque.

 

Así, a través de 20 capítulos, tras cruzar el umbral  de la dedicatoria y las citas -no pasen de largo una y otras-, y un breve pero intenso y perspicaz prólogo de Manuel Rivas, Araújo nos va desbrozando a los dos protagonistas, árbol y bosque, con opiniones, valoraciones y/o reivindicaciones que a más de uno sorprenderán y que, en muchos casos, se clavan como afilados puñales.

 

En "¿Qué es un árbol?" comienza el autor por lamentar «la tremenda torpeza que supone adscribir el género masculino tanto al árbol como al bosque cuando poco, o nada, resulta más obvio que la condición femenina de este ser vivo y de la agrupación de los mismos (...) Como mantengo activa la pasión por nombrar propongo, con toda mi ingenuidad a cuestas, que sería un alivio que pusiéramos en funcionamiento, en lugar de árbol, el término ARBA, que es por cierto el adoptado por uno de los grupos de reforestación más coherentes y activos de nuestro entorno. Siglas que significan Asociación para la Recuperación del Bosque Autóctono. Una de las tareas, por cierto, más necesarias en un ámbito en que no pocas de las masas forestales autóctonas fueron arrasadas para otorgar los suelos que ocupaban a pobladores de otras latitudes y continentes».

 

La torpeza de quemar bosques

 

Y dentro de este mismo capítulo se pregunta, "¿Qué es un bosque?" respondiendo que, «el bosque es la mejor creación de la historia de la Vida [...]. Vivir es la incesante búsqueda de continuidad y nada, ni nadie, lo hace tanto y tan bien como la selva o cualquiera de sus hermanas, las otras formaciones forestales del planeta. Por tanto el bosque es también y ante todo legado». También apunta que, «en un solo metro cuadrado de bosque hay más bits que en toda la enciclopedia británica, como nos recuerda Edward O. Wilson en su imponente Biofilia. El bosque, por tanto, es la más compleja, completa, necesaria y solidaria manifestación de la Biosfera».

 

Y remarca. «Poco, o nada, resulta más torpe que quemar bosques. Poco, o nada, tiene más coherencia que ejercitar, en defensa propia, el gesto más hermoso y solidario que supone intentar no solo que las llamas, las pocas que alcanzan de forma espontánea a las arboledas, no sean devastadoras sino también y sobre todo que desaparezcan los motivos que llevan a tantos a quemar».

 

El arte, la literatura -el libro está plagado de citas-, a través de la poesía, la comunicación también nos conducen hacia la nueva cultura del bosque y, aún así, el bosque y el árbol siguen en peligro de muerte, "son ya pocos, muy pocos, los árboles que mueren de viejos", sentencia, bien por la catástrofe climática, bien por la acción del ser humano, pese a como mantiene el autor, el emboscado Joaquín Araújo, que cada árbol en pie es un punto de apoyo para esta lisiada humanidad, para los aires rotos, para la vivacidad en su conjunto, para hacerle cara al desierto, para combatir el ruido y a la amontonada fealdad que la prisa siembra en casi todos los rincones. Nada como los árboles para darnos paz y ayudarnos a conectar con la Naturaleza y a reencontrarnos con nosotros mismos.

 

«Poeta es Árbol»

 

Una obra, editada por Crítica (Editorial Planeta), que desnuda al bosque en sus cuatro estaciones y también descubre el intimismo de Joaquín Araújo que, como escribe Manuel Rivas, antes de llegar a nosotros como libro, escribió esta obra en el manuscrito de la tierra. "Con la mano sincera, con el pigmento de la verdad en la hendidura de las uñas. Y con la mirada fértil. La que tiene como primera musa la conciencia. La que puede tejer un texto con filamentos invisibles que sostienen las vigas del cielo" para concluir recomendándonos abrazarnos a él "como a un árbol".

 

En estas páginas, todo un regalo ya que terminó de escribirlas la víspera de Reyes, puede leerse una de las más intensas convivencias con las arboledas de uno de nuestros contemporáneos. Muchos de los mejores momentos de la vida de Araújo, a lo largo de sus cincuenta años de emboscadura, son narrados aquí con intensa belleza y emoción. Sin duda para que comprendamos mejor el extraordinario acierto de Federico García Lorca cuando escribió: «Poeta es Árbol».

 

 

Los árboles te enseñarán a ver el bosque. Joaquín Araújo

 

Pinchando sobre la imagen puede leerse el primer capítulo, Olvidada procedencia


 

A Joaquín  Araújo María Zambrano le identifica al definir al poeta como «el hombre devorado por los espacios del bosque». De hecho vive, como campesino y pastor de cabras, en el seno de las arboledas de las Villuercas. Ha plantado tantos árboles como días ha vivido, unos 25.000. Ha sido comisario y autor de 30 exposiciones, director y/o guionista de 340 documentales y ha hecho unos 5.000 programas de radio y dado unas 2.500 conferencias.

 

Su permanente compromiso con la defensa de la Natura ha sido reconocido a través de 51 premios, entre los que destaca haber sido el primer español premiado con el Global 500 de la ONU y con el Wilderness Writing Award y también el único español dos veces galardonado con el Premio Nacional de Medio Ambiente. Con todo ello, Joaquín Araújo pretende el acaso imposible de salvar a lo que nos salva: los bosques y su decisiva aportación a la VIDA.

 

 

Los árboles te enseñarán a ver el bosque. Joaquín Araújo. Crítica

 

Los árboles te enseñarán a ver el bosque

de Joaquín Araújo. Crítica

 

 

Título: Los árboles te enseñarán a ver el bosque. Joaquín Araújo Ponciano. Primera edición en Crítica: marzo de 2020. Crítica es un sello editorial de Editorial Planeta. Prólogo de Manuel Rivas. Ilustraciones de Xavier Macpherson.

 

Volver
Real Jardín Botánico
Real Jardín Botánico, CSIC. Plaza de Murillo, 2. Madrid E-28014 (ESPAÑA). Tel. +34 91 4203017. FAX: +34 91 4200157
Resolución mínima: 1024 x 768 Navegadores: Firefox 1.5/Internet Explorer 6.0