Volver
Un estudio revela el limitado conocimiento entre estudiantes universitarios españoles sobre la teoría de la evolución Monday, 21 de September de 2020 | Gabinete de Prensa


►  La investigación, en la que ha participado una investigadora del CSIC en el Real Jardín Botánico de Madrid, se ha llevado a cabo en diez universidades públicas españolas entre estudiantes de tercer curso de los grados de Biología, Química, Filología Inglesa e Historia


►  Una de las principales causas que se sugiere es la ausencia de esta enseñanza en los planes de estudios de Primaria y Secundaria por lo que los investigadores solicitan su revisión para poder ser incluida

 

 

La evolución es el proceso que permite explicar la diversificación de los organismos y por lo tanto, la teoría evolutiva resulta central en biología, si bien su influencia y proyección se extienden por otras disciplinas como la medicina, la psicología, las ciencias sociales o las distintas áreas que estudian la vida, e incluso se desarrolla en materias como la filosofía y las ciencias políticas.

 

Sin embargo, pese a estar considerada como uno de los mayores logros científicos de la historia intelectual de la humanidad por ser una pieza clave  de conocimiento en nuestras sociedades para comprender el mundo en el que vivimos y nuestra posición en la naturaleza desde que Darwin hablara de ella en El origen de las especies, la teoría de la evolución sigue generando polémica dentro de ciertos grupos sociales. A pesar de ser tan sólida y basada en la evidencia como cualquier otra teoría científica notable, aún son bastantes las personas que rechazan la importancia que tiene la teoría de la evolución para la humanidad.

 

Para conocer mejor el grado de conocimiento y aceptación que existe de la teoría de la evolución en España, un grupo de investigadores de varias universidades y centros de investigación, entre los que figura el Real Jardín Botánico (RJB) del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), han llevado a cabo un estudio entre estudiantes del tercer curso de cuatro programas de grado académico -Química, Filología Inglesa, Historia y Biología-, de diez universidades públicas españolas.

 

Los resultados de esta investigación, que acaban de ser publicados en la revista PLoS ONE, revelan que la aceptación de la evolución es relativamente alta, con un 87,2% de los encuestados, mientras que el conocimiento de la teoría es moderado, un 5,4 sobre 10, si bien existen diferencias entre los estudiantes de los cuatro grados e, incluso, entre varias universidades, con números que van desde el 4,71 al 5,81.

 

"El análisis estadístico desvela que el conocimiento de la teoría evolutiva entre los estudiantes de biología es mayor que en las otras tres especialidades y eso se explica parcialmente por el peso relativo de los temas evolutivos dentro de sus planes de estudios, lo que nos sugiere que un aumento en el número de horas dedicadas a este tema podría tener una influencia directa en el conocimiento que tienen los estudiantes sobre el mismo", señala Inés Álvarez, investigadora del CSIC en el Real Jardín Botánico que ha participado en este estudio.

 

No obstante precisa la investigadora que el nivel de conocimiento en biología apenas supera el aprobado, y en los otros tres grados no pasa en ningún caso del suspenso. "Es decir, cursar 3 años de biología no le da a los alumnos un armazón lo suficientemente robusto para destacar en aspectos básicos de una teoría clave de su ámbito. Algo que no era esperado ni deseado".

 

Revisar los currículos docentes desde la educación más básica

 

La principal conclusión que establece el estudio, tras descubrirse que el conocimiento de la teoría de la evolución entre los estudiantes de pregrado es moderado, junto con el potencial problema de aceptación en ciertos grupos, "es la necesidad de revisar los conceptos sobre la evolución en los currículos docentes de nuestro alumnado, desde el inicio de sus estudios en Primaria y su continuación en Secundaria, porque en la actualidad, al ser prácticamente nulo ese trabajo previo en las aulas, los conceptos sobre la teoría evolutiva no están en la mochila de los estudiantes cuando llegan a la universidad", apunta Inés Álvarez.

 

La investigación recuerda que otros estudios han demostrado que el nivel de aceptación y conocimiento de la teoría entre los ciudadanos puede variar considerablemente entre países y grupos, por lo que investigar las causas de esas variaciones, así como los medios para mejorar los niveles de aceptación y conocimiento de la evolución, puede considerarse un aspecto importante en el campo de la educación.

 

En España, considerado un país industrializado -figura en el puesto 13º en el ranking mundial del PIB-, el conocimiento sobre la teoría de la evolución es escaso y, dado que no existe un grupo social especial reacio en abrazar dicha teoría, el problema reside en el campo educativo, al no incluirse la teoría de la evolución adecuadamente en el plan de estudios en la enseñanza en Primaria y Secundaria. Un factor clave reside en empezar a formar al profesorado de estos niveles desde el ámbito científico o académico en esta materia para que puedan impartir la teoría evolutiva de forma adecuada a cada nivel.

 

Tres factores para la aceptación

 

Generalmente son tres los factores que determinan la aceptación de la evolución: la religiosidad, la comprensión de la evolución y la comprensión de la naturaleza de la ciencia. Estudios empíricos confirman que ciertas visiones religiosas intransigentes chocan con la teoría de la evolución y, por tanto, bloquean, primero, su aceptación y, consecuentemente, su comprensión.

 

Para realizar este estudio, los investigadores han utilizado como herramienta de medida la más utilizada hasta la fecha para evaluar la aceptación de la evolución, la Medida de Aceptación de la Teoría de la Evolución (MATE) cuyo uso, frente a otras herramientas, permite comparar los resultados con otros estudios semejantes y los cuestionarios del Examen de Conocimiento de la Evolución (KEE) para evaluar el grado de conocimiento conceptual de la teoría evolutiva.

 

La investigación se realizó durante el año académico 2018-19 entre 1.050 estudiantes de diez universidades públicas: Universidad Autónoma y Universidad Complutense, en Madrid; Universidad de Vigo y Universidad de Santiago de Compostela, en Galicia; Universidad de Sevilla y Universidad de Granada, en Andalucía; Universidad de Salamanca, en Castilla y León; Universidad de Valencia y Universidad de Alicante, en la Comunidad Valenciana; y Universidad de las Islas Baleares.

 

 

Mapa comparativo con la ubicación geográfica de las universidades

 

Comparación entre el nivel de aceptación de la teoría evolutiva (barras azules)

y el nivel de conocimiento de la misma (barras rojas) entre grados

para las diferentes universidades del sistema público español universitario

incluido en el estudio y su ubicación geográfica. / © PLOSONE

Descargar imagen pinchando sobre ella

 

 

Acceptance and knowledge of evolutionary theory among third-year university students in Spain. Juan Gefaell, Tamara Prieto, Mohamed Abdelaziz, Inés Álvarez, Josefa Antón, Juan Arroyo, José L. Bella, Miguel Botella, Anxela Bugallo, Vicente Claramonte, José Gijón, Emilio Lizarte, Rosa M. Maroto, Manuel Megías, Borja Milá, Cori Ramón Marta Vila, Emilio Rolán-Álvarez. PLoS ONE 15 (9). Septiembre, 2020.

 

DOI: https://doi.org/10.1371/journal.pone.0238345

 

Volver
Real Jardín Botánico
Real Jardín Botánico, CSIC. Plaza de Murillo, 2. Madrid E-28014 (ESPAÑA). Tel. +34 91 4203017. FAX: +34 91 4200157
Resolución mínima: 1024 x 768 Navegadores: Firefox 1.5/Internet Explorer 6.0